Columna de opinión: El Derecho a Vivir en Paz

Una definición aceptada de Estado de Derecho, se establece como un modelo de orden para un país por el cual todos los miembros de una sociedad se consideran igualmente sujetos a códigos y procesos legales. Algo que en La Araucanía hoy, y desde hace ya algunos años, no existe.

La violación sistemática y sostenida de los derechos humanos de los habitantes de la región por parte de grupos narcoterroristas, son prueba fehaciente de ello.

Como sociedad, parecemos no comprender aun el alcance de estas acciones. La estructura narcoterrorista organizada en el mundo, según pruebas del coronel colombiano Luis Villamarin en su libro “Narcoterrorismo: La guerra del nuevo siglo” ya en el año 2005 grupos como las FARC, ETA e IRA movían 80 millones de fusiles ak-47 en el mundo, más de 9 mil millones de dólares derivados del narcotráfico pasando por paraísos fiscales para financiar sus movimientos y Estados como el nuestro, que no sabían cómo reaccionar debido a las limitaciones legales contra estos actores trasnacionales. ¿Realidades muy lejos de la nuestra dice usted? Pues le diré que desde el año 2006 hay correos de las FARC colombianas que dan prueba de coordinación para entrenamiento armado a grupos que pretendían representar la causa reivindicatoria mapuche.

“Existen unos compañeros del pueblo mapuche que hace rato están en lucha con el estado por la devolución de sus tierras, tienen planes ambiciosos respecto de liberar una zona en el sur de Chile, donde actualmente viven. A través de unos contactos se acercaron a nosotros para pedir apoyo en términos de instrucción, les dije que haría las consultas pertinentes y es lo que estoy haciendo. Ellos calculan en un par de años llevar a cabo su plan, y por las características de ese pueblo es probable que hablen en serio” afirmaba Manuel Olate Fuentes, militante comunista a Raul Reyes, número 2 de las FARC en ese momento.

Es nuestro deber como ciudadanos y patriotas no callar antes la violencia desatada y denunciarla con todas nuestras fuerzas.

Aplaudo gestos valientes como el de Roxana Carrut, víctima de una violencia brutal y sostenida hacia ella y su familia, que inició una huelga de hambre para visibilizar su padecimiento. Lo aplaudo y lo resiento, porque debió llegar a esa instancia para luchar por sus derechos.

Baleos a casas, quema de maquinarias, toma de municipalidades, explosivos en puentes, asesinatos y un largo y doloroso etcétera. ¿Cuánto mas debemos esperar por tener Estado de Derecho? Creo que ya ha sido más que suficiente. ¿Cuánto debemos pelear por nuestro derecho a vivir en paz? Lo que sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *