Felicitan A Uci De Hospital Pitrufquén Por Su Disposición Y Vocación De Servicio En Atención De Paciente Con Familiares Fuera De La Región

Despedir a un ser querido nunca es fácil y más se dificulta cuando la distancia son cientos de kilómetros, sumados a las barreras de desplazamiento, necesarias en estos tiempos.

En este caso, una madre y una tía recibieron la dura noticia de la gravedad de su familiar, hospitalizado en la UCI del Hospital de Pitrufquén. A nombre de ambas, registraron una felicitación en el establecimiento, en la cual agradecen profundamente a la UCI del Hospital.

Mencionan en especial al Dr. Javier Saldaña, Dra. Marlene Manosalva y Dr. Cristóbal Demarta, a las Enfermeras y Enfermeros; a las y los TENS del Servicio. Desde su punto de vista, cada integrante de este equipo sin distinción, desempeñó un rol de enorme importancia para ayudar a su familiar.

Para ellas, esta experiencia representa una demostración del lado humano que tiene el concepto Medicina, que se ve cada vez menos en la actualidad. Destacan la diligencia, preocupación y dedicación que se evidenciaron en este caso y que, tal vez, es lo habitual, considerando la gravedad del paciente, pero de igual forma lo valoran.

En su testimonio, recalcan y reconocen la disposición del equipo de salud, teniendo presente las dificultades propias del sistema sanitario público que, a su parecer, más allá de la pandemia, debe enfrentar escasez de recursos y el que no se reconozca el sobreesfuerzo que los funcionarios de la salud merecen por parte de las autoridades. Sienten que este equipo se dedicó 100% a su familiar, sin importar sus circunstancias personales.

Tienen certeza que se agotaron todos los recursos médicos para sacarlo adelante. Pese a residir en la Región Metropolitana, pudiendo viajar sólo dos veces en medio de este proceso, nunca tuvieron dificultades para ser informadas en detalle de su estado de salud. No importó la hora, siempre les brindaron todo el tiempo y paciencia para explicarles la situación que se estaba viviendo.

Expresan que, incluso, la tristeza por el fallecimiento de su familiar ha logrado asumirse con mayor tranquilidad y resignación, estando convencidas de que no pudo haber mejor lugar que éste para que él partiera y descansara.

Les queda en el corazón esta calma y hondo agradecimiento de que su familiar dejó esta vida después de que se hicieran todos los esfuerzos y que se fue rodeado de funcionarios de salud, inspirados por auténtica vocación de servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *