Odontóloga de Oralmedik: “La salud dental es tan importante como cualquier otra”

El miedo al dentista es un hecho más común de lo que parece. No son pocas las personas que llevan años sin pisar la consulta del odontólogo, pues solo pensarlo les genera ansiedad. Es un círculo vicioso en el la elusión del tratamiento dental les lleva a un deterioro de la salud dental, con pérdida de dientes, y éste sentimiento de culpa y más ansiedad que refuerza, muchas veces por vergüenza, la actitud de evitar ir al dentista.

Pero, ¿qué es lo que genera ese miedo al dentista? En muchos casos es el dolor, reforzado por malas experiencias anteriores, especialmente niños, o los pinchazos de la anestesia; en otros casos el hecho de la postura incómoda, mantener la boca abierta y que se le introduzcan en ella muchos aparatos; también la incertidumbre ante lo que le van a hacer; y por qué no decirlo, el coste económico que pueda suponer.

NDS conversó con la Directora de la clínica Oralmedik; Dra. Daniela Olivares, odontóloga general. Una de las fundadoras del centro de salud que abrió durante el segundo semestre del año 2018.

La Dra. Olivares y sus socios iniciaron este proyecto con bastantes expectativas, entre ellas llegar a la comunidad a través de una buena atención, con diferentes medios de pago y con la confianza que los usuarios necesitan.

Daniela tiene 31 años, es de Temuco, madre de una bebé de diez meses. Su pasatiempo es cocinar, de hecho antes de entrar a la universidad estaba en la duda si estudiar gastronomía u odontología.

¿Cómo descubriste que querías ser odontóloga?

Estaba indecisa entre estudiar varias carreras, entre ellas quería ser dentista era lo que me llamaba la atención de salud. También me gustaba gastronomía y medicina veterinaria. Comencé a investigar, a ver las mallas curriculares y al final me decidí por odontología. En mi familia soy la única relacionada por el área de la salud. La cocina quedó como un pasatiempo, me relaja cocinar, he tomado algunos cursos y todo, pero lo tomo como un hobby. 

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Lo que más me gusta es ayudar a la gente, tener el contacto con la persona, eso me gusta bastante. Lo que me gusta es que, junto a mi equipo de trabajo, poder solucionarle el problema al paciente. De repente yo no tengo las especialidades para poder ayudarlos, pero si tengo mi equipo de trabajo y eso me da una gran satisfacción. Y más que nada, eso era lo que queríamos lograr con nuestros socios, de poder ayudar al paciente fuera de Temuco. Eso es lo que me apasiona de mi trabajo.

Daniela estudió en la Universidad Mayor y antes de formar parte de Oralmedik trabajó en el servicio público. “Trabajé en hospital de Vilcún. El hospital fue mi casa de enseñanza. Vi muchos casos, estaba recién egresada. Allá uno aprende mucho, ahí aprendí a trabajar con la gente más de cerca. Vi casos complicados y tomé un poco más de experiencia, mi paso por ahí fue lindo y aprendí bastante”.

¿Y lo menos que te gusta del trabajo?

Lo que no me gusta la poca empatía que hay de repente con algunos colegas. Algunas veces se forman profesionales que tiene una percepción de ver el trabajo completamente diferente a la mía y eso me desagrada, no puedo cambiar ni competir contra la falta de empatía.

¿Has tenido algún problema para atender a algún paciente? ¿Con miedos o fobias?

Han llegado hartos pacientes con miedo al dentista, por trauma de niños, existe como un miedo al dentista, pero aquí hemos aprendido a lidiar con eso y que los pacientes se sientan cómodos y en confianza, que es lo que queremos, aparte de  brindarles una buena atención.

A veces simplemente no les gusta el diagnostico que uno les da, se molestan, se enojan, pero ese tipo de cosas. Pero la mayoría de los que vienen es con fobia al dentista. Lo bueno es que aquí han venido y se han relajado, han terminado el tratamiento que es lo más importante, y se han ido contentos (…).

¿Es difícil estudiar odontología?

Sí, mucho sacrificio. Es una carrera cara. Además que se distorsiona mucho con el tema de los profes, hay algunos profes que creen que mientras más pesados son, más uno va a aprender. Hay que estudiar mucho, ser muy metódicos. Tiene la parte mala; es el tema que uno tiene que buscar los pacientes, pagar los tratamientos y esa es como la parte fea de la carrera. Uno entra porque tiene la vocación y al final en sexto año se termina cansado. Pero cuando se comienza a trabajar eso cambia. Los  primeros tres años me costaron mucho, cuando comencé con la práctica se me hizo más fácil.

¿Crees que la gente le da importancia al cuidado dental?

Muy poco, hecho hablo harto con los pacientes porque hay veces que vienen con el concepto de “cotizar” y es súper feo que ellos tengan ese concepto porque cuando alguien se tiene que operar amígdalas yo no voy a cotizar con los médicos. A veces llegan con ese concepto, pero es uno el encargado de hacerlos entender que vienen aquí por su salud y no a cotizar. La salud dental es tan importante como cualquier otra.

Cabe señalar que Oralmedik comenzó con un reducido número de especialistas. “Ahora tenemos un grupo bastante grande. Aun así tenemos hartas proyecciones de traer más profesionales del área médica: pediatra, cardiólogos, traumatólogos… y también abarcar otras comunas, no sólo Pitrufquén”. La consulta médica está ubicada en el local 5 del supermercado Lily Pitrufquén. Tiene convenios con la municipalidad, Gendarmería, Isapre Banmédica, Fonasa, con el supermercado y con JCP ferretería. “Una de nuestras metas para este año es trabajar con otras empresas, el año pasado nos dedicamos a dar a conocer nuestra clínica, estuvimos en varias actividades de verano, ahora toca seguir trabajando para avanzar y otorgarle a Pitrufquén y comunas aledañas, una excelente atención médica”, concluyó la Dra. Daniela Olivares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *