Columna de opinión: ¿Qué haría yo si fuera…?

Por Patrick Casanova T.
Experto en Comunicación Política

Mas de alguna vez nos hemos preguntado qué haríamos si fuésemos concejales, alcaldes, cores, diputados, senadores o incluso presidentes. ¿Qué haríamos distinto?, ¿Qué errores corregiríamos? ¿Qué cambios impulsaríamos?

Personalmente, se me ocurren varias cosas que hacer. Conozco bien las limitaciones que tienen algunos cargos, fui por 5 años jefe de gabinete de un parlamentario y eso me dio una idea bastante real de que se puede hacer y que no en solitario o en bloque. Hay siempre un enorme muro que frena los impulsos de los más enérgicos y que mantiene inmutable las estructuras de poder en bloques políticos.

Creo que impulsaría medidas que acerquen la política a las personas, cosas que son bien simples de hacer pero que implican transparentar el cómo estas se hacen. Y eso es algo a lo que muchos políticos no les gusta hacer. Me encantaría ver en plazas públicas paneles con información de los proyectos que se llevan a cabo a nivel comunal, regional y nacional, los contratos, los acuerdos del consejo municipal, leyes que se están tramitando claramente descritas, como vota cada representante y como se gasta cada peso del erario nacional.

Las personas desconfían de lo que no conocen y claramente el aparataje público es una oscura interrogante para la mayoría.

Aplaudiría de pie al político que dé a conocer a la ciudadanía previamente las materias sobre las que tiene que votar y que diera la oportunidad de hacer partícipe a las personas de esas decisiones. No dándolas por sentado por el solo acto de haber sido votado por ellos en la elección del cargo.

Me importa también como se piensan las ciudades para proyectarlas en el tiempo y evitar que envejezcan, forzando a los mas jóvenes a migrar en busca de oportunidades. He vivido en varias ciudades del país, pero sería un mentiroso si dijera que no me gustaría haberme desarrollado íntegramente en Victoria, donde me crié.

Veo con preocupación hacia donde va Malleco, porque no se ve un futuro muy auspicioso. Cada vez hay menos inversión privada, empresas han cerrado y el narcoterrorismo está descontrolado. Por otro lado, la pelea histórica dice más relación con cuantos recursos del FNDR se repartirán en cada provincia que como gastamos esos recursos para promover la creación de pymes, empresas y oportunidades para que las personas puedan desarrollarse. Cautín ha tenido una preocupación mayor vinculada al turismo y a como crecen sus ciudades. No en todas y hay temas pendientes muy importantes pero la preocupación y ocupación se nota con más fuerza. Hace décadas que escucho a políticos de todos los sectores describir a la provincia de Malleco como el patio trasero de Temuco, pero no veo la voluntad de querer cambiarlo.

¿Qué haría yo si fuera…? Creo que todos podríamos escribir varias hojas al respecto, pero hace falta más voluntad para que la participación de la ciudadanía aumente y surjan nuevos liderazgos dispuestos a dar la pelea y esa sí es una labor de la clase política. Una labor en deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *