Gorbea: Jóvenes construyeron mediagua a vecino de Lastarria

Un grupo de vecinos de la localidad de Lastarria, perteneciente a la comuna de Gorbea, iniciaron un voluntariado durante la pandemia por Coronavirus.

Son cuatro jóvenes que unidos por el amor y la solidaridad comenzaron a realizar rifas para ir en ayuda de las personas que se han visto afectadas económicamente.

Pamela, una de las integrantes, conversó con NDS señalando que la idea nació con el propósito de entregar un granito de arenas a los vecinos de la localidad de Lastarria, pero que nada sería posible sin la cooperación de emprendedores y vecinos de Gorbea. “La idea nació porque queríamos ayudar a la gente que lo estaba pasando mal en Lastarria”, señaló Pamela.

Con el dinero recaudado de las rifas, el voluntariado compra alimentos para repartir entre quienes más lo necesiten. Así fue como llegaron a la vivienda del vecino Max Villalobos, un adulto que vivía en precarias condiciones. Ante la situación en la que se encontraba este vecino, el grupo de jóvenes decidió construirle una mediagua. “Sacamos algunas fotos del lugar, conversamos el tema como voluntariado y así comenzamos con la meta de la construcción de una mediagua”, agrega la joven voluntaria.  

Luego de reunir los materiales, los mismos integrantes del voluntariado y vecinos del sector comenzaron con la construcción. “Jóvenes de la población “Nuestra señora del Cármen” pusieron la mano de obra (…)”.

Después de una semana, el pasado domingo el equipo hizo entrega del nuevo hogar a don Max. “Con alegría y satisfacción como grupo queremos dar las gracias a todos los que nos ayudaron en nuestra cruzada de amor”.

El grupo de voluntarios agradece la colaboración de mini mercados Lobos, Julia rodríguez, panadería Lastarria, Gregorio Otárola, panadería Don Lalo, cecinas cuesta Lastarria, panadería Maty y varios vecinos, emprendedores, y a los concejales Marisol Wickel y Andrés Romero.

“También darles las gracias a ferretería Lavín quien nos colaboró con materiales para que todo esto saliera de la mejor manera. Solo nos queda dar las gracias infinitas a cada uno de ustedes quienes nos ayudaron en nuestro propósito. Después de 30 años, don Max tiene un nuevo hogar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *