Columna de opinión: Si votamos todos ¡Ganamos!

El destino de un país no se puede pesar en base a encuestas, la única forma válida para plasmar nuestra voluntad es a través del voto. El comentario, la intención, el deseo, la opinión. Sirven de nada si no ejercen el derecho de sufragio. La patria nos necesita más que nunca.

Durante todo este año y con énfasis en estas semanas verán y escucharán por todos lados propuestas a favor y en contra de una aventura constituyente. Por mi parte, a través de mis columnas he intentado aportar desmitificando el proceso y dar un sentido de realidad a como se resuelven las urgencias ciudadanas sin necesidad de una nueva constitución.

Nos enfrentamos a la decisión mas importante de nuestra época. ¿Elegimos un cambio incierto o rechazamos para mejorar lo que hoy tenemos? ¿Enfocamos miles de millones en un proceso del que no sabemos que saldrá o lo hacemos en reconstruir un país que producto de la crisis hoy se encuentra de rodillas? ¿Gastaremos recursos en mantener dos congresos o presionaremos para que el que hoy tenemos haga su trabajo y haga las mejoras y leyes que el país necesita?

No siempre la opción mas popular es la correcta, bien lo sabe Colombia al rechazar con fuerza y valentía el ultra publicitado plebiscito de paz en el 2016 que llegaba a un acuerdo con el grupo terrorista FARC. O Gran Bretaña al rechazar continuar en la Unión Europea y priorizar lo mejor para el país.

Todos coincidimos en que una decisión democrática no puede ser impuesta por la fuerza pero que también debe ser validada por la votación de todo un país y no solo una pequeña parte. En nuestra historia electoral se ha demostrado una y otra vez que solo las decisiones que tienen un respaldo de la mayoría de una nación son las que llegan a buen puerto.

Los insto a no dejarse llevar por el miedo a la violencia. La amenaza de los movimientos de izquierda de volver a las calles con mayor furia si gana la opción Rechazo, no puede ser un factor que nos coarte a dar un salto al vacío. Bien sabemos que la violencia no puede prevalecer si como país la rechazamos. Y es tanto lo que sabemos de violencia en La Araucanía que las amenazas radicalizadas no surten efecto al convivir con el narcoterrorismo a diario.

Los animo a votar, a que su entorno vote, que su voz no sea silenciada y le digamos una vez mas a los que nos quieren ver como Cuba o Venezuela, que a la patria la defenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *