Ex alumnas y profesora se reencuentran después de 43 años

Uno de los momentos más imborrables de la niñez, sin lugar a dudas, debe ser nuestro paso por el colegio, etapa que muchos recordamos con cariño e incluso hasta con nostalgia.

Y si echamos a retroceder el video de nuestros recuerdos, se nos vendrán a la memoria las caras de los compañeros y profesores que fueron parte de nuestras vidas durante ese tiempo de la infancia.

Cuántos de nosotros alguna vez no habrá querido retroceder en el tiempo para vivir de nuevo, aunque sea un momento, aquel tiempo que es único e irrepetible.

Pero la vida a veces nos da la oportunidad de rebobinar el cassette y traer el pasado al presente. Eso sí, con un poco más de años encima, pero con el mismo afecto por aquellos que fueron nuestra familia en la escuela.

Ese es el caso de 15 alumnas de la promoción del año 1977 de la ex Escuela Superior de Niñas N° 2 de la comuna de Pitrufquén, actual escuela Unión Latinoamericana, quienes tras 43 años sin reunirse volvieron a compartir un día de camaradería junto a su profesora jefa de aquel entonces.

La reunión se realizó el sábado 8 de febrero en Pitrufquén, luego que se pusieran en contacto a través de Facebook para concretar la cita.

Durante el encuentro se sirvieron un rico almuerzo conversando y recordando aquellos años en el colegio, además de valorar la posibilidad de volver a reunirse a recordar y compartir alegremente.

Sobre el encuentro, Olga Ibáñez señaló estar “súper emocionada de ver a mis compañeras de tantos años. Ya hace 43 años que han pasado y estamos con la profesora jefa, que realmente eso es extraordinario, que todavía este con nosotras y estoy feliz con el resto de mis compañeras”.

También, Aída comentó que “cuando llegó la invitación, empecé a tratar de recordar cada situación, siempre hay una más cercana y otra más lejana. Pero de mi profesora recordaba lo estricta y buena que fue, eso es lo que más me recuerdo. Y gracias a ella somos lo que somos”.

Sonia Valenzuela, quien fue la que inició todo este proceso de ubicar a sus ex compañeras y profesora jefa, se mostró feliz de que se haya concretado este reencuentro. “Era un anhelo que tenía hace muchos, muchos años el poder llevar a cabo esta reunión y poder en una mínima parte retribuir a nuestra profesora, la señora Lidia Quintana, lo buena que fue, los valores que inculcó en nosotras, cosas que llevamos y que no se van a terminar nunca gracias a ella y feliz aquí con mis ex compañeras de curso”.

En este reencuentro hubo también ex alumnas de la promoción del año 77, que llegaron desde Argentina, como es el caso de Eliana Salazar. “La verdad es que yo estoy súper emocionada. No lo puedo creer. Lo veo y no lo creo. De veras, estoy súper emocionada, porque fue algo que las chicas lo estuvieron planeando desde mucho tiempo y bueno acá estamos disfrutando un momento inolvidable”.

En tanto, la profesora jefa, Lidia Quintana, dijo sobre este emotivo reencuentro con sus ex alumnas que “la emoción es inmensa, pero también me prometí no llorar. Porque pienso que las cosas buenas tienen que celebrarse sin lágrimas. Lo otro es que a mí me gustaría destacarlo como un ejemplo, sobre todo en estos tiempos, donde el ser humano reconoce que la empatía, la amistad y la convivencia nos fortalecen. Una maravilla, yo encuentro que es algo no fácil de explicar, se siente no más. Los sentimientos son los que están en juego hoy día aquí”. Y agregó que “Para mi es algo maravilloso tener alumnas, de esa promoción, de que se preocupen por juntarse entre ellas, porque yo supongo que de aquí en adelante van a seguir esto, y estar incluida yo lo encuentro como lo más maravilloso del mundo. Un profesor que sueña con encontrarse con sus alumnos después cuando estén grandes, cuando sepan mirar hacia atrás y valorar todo aquello que no comprendieron cuando niñas, porque es obvio están en una edad que no están preparados para comprender. Eso lo comprenden después mirando hacia atrás. Entonces, que maravilla que esto trascienda. Que esto se sepa porque estamos acostumbrados a transmitir cosas sin valor, cosas superfluas. Ahora nos tienen tapados todo el día del proceso político social, del virus; entonces ¿las cosas buenas y alegres dónde están?”.

La maestra Quintana cerró sus palabras con un agradecimiento a cada una de sus ex alumnas por la invitación. “Y a cada una yo le doy abrazo enorme, entrego mi corazón, para agradecerles por este gesto maravilloso”, palabras de gratitud que terminaron con un caluroso aplauso de sus ex alumnas.

Por su parte, Elga Osses, respondió a las palabras de su ex profesora jefe, señalando sentirse “orgullosísima del grupo de personas que somos nosotras gracias a los valores que nos inculcó como profesora, el ser estricta no mañosa. Esa es la diferencia, el ser estricta, el enseñarnos valores, entregarnos valores que hemos conservado. Y encontrarla en la calle y que ella siempre esté dispuesta al saludo de sus alumnas -aunque no conozca las caritas- decirle soy Elga y ella siempre con su sonrisa. Ese valor como profesora la engrandece. Y yo creo que, de la época de ella, a modo personal, para mi es el mejor recuerdo que tengo de la ex Escuela Superior de Niñas N° 2. El mejor ejemplo de profesora lo tengo en ella. Porque ella jamás niega el saludo. Ella siempre busca que uno se acerque o ella se acerca, pero siempre con ese cariño que uno lo siente y no que uno lo inventa. Entonces, ese valor en un profesor es impagable. Para uno y estos años que ya tenemos, 43 años llevando estos recuerdos, son valores muy grandes para nosotras”.

Al reencuentro faltaron sólo 10 ex alumnas de la promoción del año 1977 (en total 25), las cuales no pudieron llegar por diferentes motivos, pero que estuvieron presentes a través de los recuerdos en las conversaciones de sus ex compañeras hasta bien entrada la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *