La opinión de José Colihuil: Proceso Constituyente; diversidad territorial en Chile y modelo de estado Solidario

La nueva constitución es un hecho histórico para los millones de chilenos que aspiran a un nuevo modelo de desarrollo en Chile y más justicia social, es muy importante descentralizar, que las decisiones se tomen desde los territorios, y eso tiene que ver con la participación activa de la ciudadanía y de los pueblos en todas las instancias, no solamente en la Constitución, sino que en la legislación y que las políticas públicas tengan pertinencia con las distintas características de los territorios enfocados desde las áreas urbanas y rurales.

Gobierno tras gobierno han esquivado el asunto, dejando el tema sin discutir ni resolver en el Congreso Nacional el imperante reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas.  Se arrastra durante décadas, siglos, estamos conscientes, por eso, no podemos dejar pasar ni un minuto más”, reconocimiento Constitucional  y estado nación mapuche son temas indiscutibles para nuestros constituyentes. Si nos circunscribimos a modelos próximos al chileno, un primer dato que llama la atención es que en Suramérica sólo Chile, Uruguay y Surinam carecen de un reconocimiento explícito de los pueblos originarios en su Carta Fundamental. Esta realidad, contrasta con el tratamiento otorgado en países como Brasil, Colombia y Bolivia, por mencionar algunos casos.  Entonces debemos preguntarnos  ¿Cómo ha sido el reconocimiento de los “pueblos indígenas”,  dentro del marco de otras Constituciones Latino Americanas para poder avanzar en Chile?.. De una buena vez.

Otro tema que me preocupa, es la pobreza y la desigualdad del modelo neoliberal dentro de un estado subsidiario que ha generado problemas sociales como lo son las bajas pensiones de nuestra tercera edad, ha fallado el sistema de Afp sin duda alguna. Yo lo veo constantemente en las familias rurales de mi comuna de freire donde 4 a 5 integrantes de un hogar viven con 140 mil pesos mensuales.

Entonces, ¿cómo llegar a acuerdos para cambiar el modelo de desarrollo de Estado de subsidiario a solidario para mejorar las pensiones?

En dicho sentido, sin desconocer la autonomía de los cuerpos intermedios y su necesaria promoción de este cambio, lo que se requiere para superar el individualismo es enfatizar el aspecto solidario del principio de subsidiariedad, entendiéndolo no desde una perspectiva caritativa, sino que ontológica, en donde la solidaridad sea concebida como aquel requisito indispensable para el bienestar social general.

De esta forma, el “Desarrollo Solidario” constituye una manera de relacionamiento interpersonal, en que las personas entienden que su mejor condición de vida está vinculada y condicionada con la calidad de vida del entorno, tanto humano como natural. Se está bien cuando todos lo estamos, incluido, y de manera determinante, el ecosistema. Así entonces, al incorporar un componente solidario al modelo de desarrollo, se erradica esta visión economicista y se rompe con esta cultura de lo individual, lo que, a su vez, permea en lo público e institucional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *