Voluntariado “Amor por la familia” habilitó comedor solidario en Pitrufquén

Joel Mardones, chef encargado del comedor solidario

¿A qué madre no le gustaría ver a su hijo viviendo en una sociedad más justa y equilibrada?

Como en muchos lugares eso todavía no es posible, pero es importante despertar en los hijos e hijas el deseo de un mundo mejor.

Una utopía no lleva a la paz mundial, pero puede hacer caminar en esa dirección. Y mientras se camina, se mueve. Y Aunque sea poco, ese movimiento contribuye a la transformación. Y toda transformación social viene de un deseo personal, incentivado por la familia, por la escuela o por un movimiento. Y muy especialmente por el poder de las madres. Y, por supuesto, también en el de los padres. Los cuales son grandes agentes transformadores. Si todas las madres y los padres educasen a sus hijos en el sentido más amplio posible, tal vez el mundo estuviese mejor.

Fue precisamente una madre quien a través del ejemplo, enseñó a sus hijos lo que era la solidaridad y el amor. Compartir lo que se tiene aunque sea poco, pero de corazón. Si bien aquella dulce mujer partió de esta vida, su legado quedó en el corazón de una de sus hijas, y hoy junto a un grupo de personas lidera una agrupación voluntaria en Pitrufquén.

Fernanda Lagos es la menor de diez hermanos, oriunda de Carahue, trabajadora social de profesión y madre de un pequeño. Hace alrededor de dos años decidió retomar la labor solidaria que fundó su madre, y aquí en Pitrufquén, donde vive actualmente junto a su pequeña familia, dio inicio al voluntariado  “Amor por la familia”.

Comenzó con dos integrantes, ella y su pareja (actual alcalde de la comuna, Jorge Jaramillo), poco a poco se fueron uniendo más personas y hoy el grupo tiene un gran equipo que está unido con un solo propósito; el amor y la solidaridad.

“Desde muy pequeña mi madre me enseñó que había que compartir lo que teníamos. Ella fue una mujer humilde pero con un gran corazón. Una mujer luchadora, una guerrera que sacó adelante a su familia y a sus hijos”, comentó Fernanda Lagos a Noticias del Sur.

El Voluntariado “Amor por la familia” está compuesto por personas que se dedican a trabajar por el bienestar de los demás. En medio de la pandemia del covid-19 se ha destacado por entregar alimentos y diferentes tipos de ayuda.

Pero para llevar a cabo este solidario trabajo, hay mucha gente detrás aportando con un “granito de arena”, desde empresarios hasta gente humilde. “Hay quienes realizan grandes aportes y otros lo que pueden. Sin embargo lo hacen de todo corazón y eso se agradece”, agregó la trabajadora social.

Baby shower, cena de navidad para adultos mayores, la gestión y entrega de media agua y canastas solidarias han sido algunas de las tantas ayudas que se han entregado. Sin embargo, Fernanda destaca a los responsables de llevar todo esto a cabo; los emprendedores, los vecinos, los artesanos y cuántos más que han sido parte de este voluntariado, sin importan sin son o no miembros. A ellos les une el amor y la frase de que sólo el pueblo ayuda al pueblo. Sin lugar a dudas un ejemplo de que todos pueden ser parte de entregar felicidad a las personas que lamentablemente en estos momentos no lo están pasando bien.

Comedor solidario

Si bien se han entregado cajas con alimentos, el equipo consideró que aun podían implementar otro tipo de ayuda, con este pensamiento se dio inicio al comedor solidario del sector Ultra estación de Pitrufquén. “Una vecina del sector planteó la idea. Aquí existen adultos mayores y familias que debido a la pandemia quedaron sin trabajo”, puntualizó Fernanda.

El equipo voluntario del comedor llega muy temprano a la sede social de la calle los Copihues, ubicada en la villa del mismo nombre, en el sector Ultra Estación. “Montamos la cocina todos los días, no queda nada en la sede, todos los días y traemos y llevamos los utensilios y lo que se utiliza para cocinar. Es un trabajo muy bonito. Este equipo lo componen personas que han quedado sin trabajo, pero que están aquí, cocinando y entregando los almuerzos calentitos a los vecinos que vienen con su ollita a buscar las porciones”.

Cabe señalar que el comedor está abierto los días lunes, miércoles y sábado. Las personas pueden ir a retirar su porción desde las 13.00 horas. “Todo esto es gracias a quienes han cooperado”. El almuerzo de este miércoles consistió en porotos guisados con pancito y manzana de postre. Además de pan para la once y berlines que fueron donados por emprendedores de la comuna.

Joel Mardones es el chef del comedor, quien se enteró por Facebook que necesitaban un cocinero para comenzar. “Yo me ofrecí y aquí estoy. Ha sido una experiencia muy grata”, señaló.

Joel es chef internacional, con especialidad en comida asiática. “Mi idea es salir de típico poroto con rienda y cocinar algo distinto, algo más gourmet, pero con los mismos ingredientes”, explicó.

Además contó que antes de la pandemia se había ganado un proyecto del Fosis. “Me gané este proyecto para distribuir comida asiática en Pitrufquén, y trabajaba los fines de semana en la feria de la plaza. Estaba con delivery, además implementando un restaurante, compré todo lo necesario para abrir, pero después que se prohibieron las aglomeraciones comencé a trabajar solamente delivery”.

Joel concluyó diciendo estar contento de formar parte del comedor solidario. “Me siento feliz porque se cocina con mucho amor y dedicación”.

En tanto, Fernanda señaló que la gente que quiera cooperar con el comedor puede hacerlo de diferentes formas. “Los días que está abierto que son los lunes, miércoles y sábado estamos recibiendo ayuda acá en la sede. También está la botillería la Promo que se está sumando a la recolección de alimentos. Además, tenemos alcancías para recolectar dinero y en Carabineros también pueden ir a dejar donaciones o comunicarse directamente con la página de Facebook del voluntariado”.

Nota de Goretty Castillo Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *