Después de 40 años enseñando, profesora de Gorbea se jubiló

En muchos casos, la mayoría de personas creen que solamente la labor de los docentes es medir y transmitir mecánicamente los aprendizajes a cada alumno por medio de los conocimientos previos, olvidando en ciertos momentos que ellos también son formadores de valores y quieren transformar la realidad en la que se vive hoy en día, también juegan varios roles en los cuales buscan lograr el desarrollo integral y próspero de los estudiantes.

Los profesores tienen muchas capacidades y una de ellas es desarrollar la imaginación y la creatividad, por ende, para cada clase tienen la originalidad de preparar el espacio, los recursos, las actividades distribuyendo el tiempo justo y necesario, creando un ambiente cómodo en el cual se desarrollen los estímulos necesarios para obtener el aprendizaje idealizado. Por esta razón, es importante que se tome el tiempo necesario para reflexionar diariamente sobre la labor que desempeñan dentro y fuera del aula, siendo críticos constructivos y estar siempre dispuestos a los cambios si son necesarios.

El día de hoy queremos destacar a la docente Ester Astroza Vidal la cual llevaba más de 40 años en el servicio de educación municipal y realizando sus labores en la Escuela Presbítero José Agustín Gómez de Gorbea, quien hace algunos días término sus labores pedagógicas.

En una simbólica ceremonia, Ester Astroza comentó: “Ahora me acojo a jubilación, tengo 42 años de servicio en el mismo establecimiento, voy a extrañar a mis estudiantes, colegas y compartir con ellos, pero me voy feliz porque estoy bien y me siento bien así que me voy feliz porque sé que mis niños me reconocen en la calle y mis colegas igual, me siento muy feliz de irme a esta altura de mi vida”, comentó emocionada.  

En el día de su retiro se le hizo entrega del cheque incentivo al retiro docente Ley 20.976 y recibió su decreto de cese de funciones como docente de la escuela antes mencionada.

Cabe recordar cuán importantes son los profesores en la vida de una persona. Ejemplos sobran que dan testimonio de ello. El antipoeta, Nicanor Parra, agradeció muchas veces en sus discursos a sus profesores en San Fabián de Alico. Otro tanto Mario Vargas Llosa, al momento de recibir el premio nobel de literatura en 2010. Cito textualmente: “Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida. Casi setenta años después recuerdo con nitidez cómo esa magia, traducir las palabras de los libros en imágenes, enriqueció mi vida, rompiendo las barreras del tiempo y del espacio”.

Y así se puede sumar miles de ejemplos en el mundo entero. El profesor no solo es maestro: Es compañero, amigo, confidente, apoyo y guía ¿Quién no ha sido marcado por sus profesores de educación básica o media? Principalmente los primeros, esos que nos abren al mundo de las letras, música, arte y ciencias. El profesor como referente será insustituible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *